viernes, 14 de marzo de 2008

Un caso perdido


Soy de la clase de persona que se deja la falda en el vestuario del gimnasio y no se da cuenta de que le falta hasta dos semanas después, cuando la recupera por casualidad, olvidada, en el rincón más remoto.
Soy de clase de persona que pierde un libro en el autobús, metro, tren o cualquier otro transporte público.
Soy de la clase de persona que la gente para por la calle para preguntar por algún sitio o bar y que, dicho sea de paso, nunca conoce.
Soy de la clase de persona que olvida un trabajo importantísimo encima de la ‘máquina-parquímetro’ del Corte Inglés.
Soy de la clase de persona que nunca sabe dónde va y que en el armario tiene ropa sin estrenar.
Soy de la clase de persona que se deja llevar por las “señales” que encuentra por el camino.

3 comentarios:

Veronika dijo...

Si todos fueramos iguales, esto sería bastante aburrido. Me ha gustado mucho eso de dejarse llevar por las señales, de hecho creo que es uno de esos pequeños detalles que hacen que la vida mantenga su magia y aún merezca la pena. No crees?

no name dijo...

Mi querida Veronika, al menos, no será por no haberlo intentado... ;)

Thedarksunrise dijo...

Eres de esa clase de personas que resulta especial y con las que da gusto compartir ideas, momentos, situaciones y sentimientos. Espero que recuperaras todo lo que dejaste olvidado :)